Skip to content

Sobre todo lo humano, lo divino, y lo natural…

octubre 1, 2009
tags:

Jej, tenía que caer, era una cuestión de tiempo que me diera por hablar sobre la última serie que me tiene enganchada: Supernatural.

…. Uhm. Por dónde empezar.

En USA acaban de comenzar a emitir la quinta y, en teoría, última temporada de una historia que, tanto guionistas como creador y actores no quieren que se alarge interminablemente, esclava de la audiencia, diluyendo la fuerza de una trama impactante y, sobre todo, unos personajes como no suelen verse en la pequeña pantalla.

La historia es, resumiendo, cómo sigue: Hace 26 años, John Winchester fue testigo estupefacto de como su mujer, Mary, moría pegada al techo en la habitación de su hijo pequeño Sam la noche que éste cumplía seis meses. Con una inmensa herida sangrante en el torso, y estallando en llamas, al ex-marine le resultó imposible salvarla, y solo pudo coger a Sammy y su hermano mayor, Dean, de cuatro años, y salir antes de que la casa estallase.

Investigando, pronto descubre que el mundo está lleno de monstruos y seres sobrenaturales, y que lo que él creía que eran solo historias de terror, mitos y leyendas, son reales. Usando sus conocimientos militares, John inicia una cruzada para acabar con estos seres, y encontrar el demonio que mató a su esposa, y en la carretera, a bordo de un Impala del 67, entrena a sus hijos como soldados a la caza de lo Sobrenatural.

Años despues, Sam ha abandonado la misión de su padre, y intenta sacarse la carrera de leyes. Ha pasado cuatro años sin contacto con él ni con su hermano, y cuando éste último aparece una noche en su cocina (…) diciéndole que su padre ha desaparecido, y que necesita ayuda para encontrarle, es como si una bomba cayera en su vida, sacudiéndola hasta los cimientos.

Y de ahí… Al infinito. Dos hermanos que no pueden ser más distintos, embarcados en una cruzada luchando contra asesinos tangibles e intangibles, fantasmas y vampiros, monstruos y encantamientos, mientras intentan recuperar su relación, encontrar a su padre, y… bueno, hacer otras cosas que no voy a nombrar, por no destripar la trama para los aún-no-iniciados.

Hasta ahí ya suena a que merece la pena, sí, pero sin embargo, aún  hay más cosas a su favor. Lease:

1.- El Coche. El Impala. El Metallicar… Un personaje más de la serie, no se puede decir mucho más que, sin él, la serie no sería lo mismo.

2.- La banda sonora. Rock clásico, metal… una colección de cintas en la guantera del nombrado coche.El montaje con el que comienza el penultimo episodio de la primera temporada al son de “Carry on my wayward son”, de Kansas, es sencillamente espectacular.

3.- Lo que en inglés llaman “gunporn”. Pistolas, recortadas, escopetas… el susodicho automovil guarda en su inmenso maletero un arsenal suficiente para suplir un pequeño ejercito. Y los Winchester lo utilizan con precisión y…. bueno, chicos con pistolas, la palabra lo dice todo. Gunporn.

4.- El humor. La historia tiene momentos muy dramáticos, y sí, da miedo en *bastantes* ocasiones, pero nunca pierde un toque de humor, muchas veces reducido a breves intercambios de palabras entre los hermanos, que le da el equilibrio justo para engancharte a ellos y su aventura. (“Bitch…” “Jerk.”)

5.- El hecho de que Dean Winchester no esté naada, nada mal, tampoco hace daño a mi afición por la serie. No señor.

En definitiva, es una de esas series a las que hay que dar una oportunidad. Si encontrais los primeros episodios flojos, haced un esfuerzo y llegad por ejemplo al sexto. No os arrepentireis. x)

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: